En tiempos de COVID, resulta extraño reproducir vídeos de conciertos, exposiciones y conferencias de años pasados, llegando incluso a incomodarnos la presencia de los miles de asistentes. Parece que pertenecen a una realidad remota, que corresponde únicamente al pasado o al mundo del cine. Sin embargo, no ha pasado más de un año desde que se celebraron gigantescas ferias internacionales en IFEMA, NECC Shanghai o Hannover Messe. Si bien todos los ámbitos de nuestras vidas han sufrido una súbita y rotunda disrupción a causa de la pandemia, el sector eventos ha sido uno de los más afectados, o mejor dicho, transformados. 







Surfeando la ola

Con las numerosas medidas llevadas a cabo para frenar los contagios, las actividades de ocio entre las que se incluían múltiples eventos quedó limitada al mínimo. Por fortuna, las nuevas tecnologías de la comunicación ofrecieron una alternativa que ha permitido mantener el sector activo y surfear esta ola. Ante los riesgos y restricciones de asistir presencialmente, miles de eventos ofrecieron la posibilidad de participar de manera virtual. A través de plataformas como Zoom, Brella o eNubes, muchas conferencias y ferias del 2020 han sido presentadas cómodamente desde casa, con asistentes ubicados por todo el mundo. Un cambio que muchos han recibido con gusto, teniendo en cuenta la reducción de costes y las facilidades que ofrece, que detallaremos más adelante. Lo que comenzó como una medida temporal puede significar una relevante transformación para el sector de los eventos y tantos otros. 

Innovación y beneficios

Los eventos son excelentes plataformas para difundir y compartir conocimiento e ideas. Estos canales a través de los cuales se construye la influencia tienen también como propósito el de ofrecer una experiencia única, algo que hasta hace poco era concebido principalmente como necesariamente presencial.  Pero la modalidad online ha probado que esto no siempre es necesario para cumplir con dicho objetivo. Durante los últimos meses hemos observado un sinfín de innovadores eventos online, que constituyen experiencias inolvidables y en esencia “reúnen” a sus asistentes. El concierto en vivo de Travis Scott dentro del videojuego Fornite o la realista cima digital de SBC son prueba de los beneficios  y el potencial del formato online. Al igual que las llamativas presentaciones de Apple desde Apple Park,  en la cual los  diferentes planos van sucediéndose con ingeniosos efectos visuales, por lo que el resultado final es más vistoso, interesante y elegante. La nueva modalidad no solo puede reducir costes, facilitar la asistencia y simplificar la gestión de los eventos, sino que también es capaz de aportar un interesante valor añadido a través de innovadoras posibilidades. Se eliminan ciertos limitantes del espacio físico y se abren oportunidades debido a la gran cantidad de información en tiempo real del evento. 

Una mirada al futuro ¿Vuelta a la situación pre-covid?

Cada vez es más evidente que el formato virtual estará presente en el futuro del sector de los eventos. Aunque aún es incierto el alcance que tendrá en los próximos años, es poco probable que veamos un completo retorno a los eventos pre-covid. Una vez experimentados los beneficios del modelo online, sería ilógico no aprovechar su potencial. Esto no significa que haya llegado el fin de los eventos presenciales y con sedes físicas, ya que muchos de ellos, como ferias gastronómicas o festivales musicales, encuentran su esencia en esta presencialidad. Es probable que aquellos que han encontrado maneras de adaptarse al 2020 observen que las adecuaciones que consideraban temporales han causado disrupciones a largo plazo, con la posibilidad de formatos híbridos avanzando.

Modalidad virtual o presencial: aprende cuál es la mejor para ti

Con la amplia gama de alternativas que de las que disponer para celebrar un evento, es momento de que aproveches las nuevas posibilidades que nos brinda la tecnología. Es posible que te preguntes qué formato será el mejor para tu negocio y para tus objetivos. Por lo que a continuación te presentamos algunas ventajas a considerar dependiendo de la modalidad:

Modalidad presencial

  • Valor del contacto directo, mayor cercanía y conexión.
  • Experimentar en vivo la participación de personalidades  que admiramos.
  • Oportunidad de networking y relaciones comerciales a través de una comunicación más fluida.
  • Menos distracciones, ya que el ambiente contribuye a una mayor atención.
  • Tangibilidad,  ante la percepción de algunos de los eventos virtuales como fríos y poco claros

Modalidad virtual

  • Mayor participación e interacción de los asistentes.
  • Sin limitaciones de asistencia por espacio.
  • Reducción de costes por traslados, logística y tiempo.
  • Impacto real y medible, pudiendo extraer los datos para analizar y mejorar la estrategia en futuros eventos.
  • Difusión en directo o a posteriori, pudiendo acceder a su contenido una vez realizado bajo demanda.
  • Innovación y conexión entre asistentes: creación e integración de elementos de gamificación.
  • Realización de elementos visuales y experiencias inmersivas

 

Modalidad híbrida

  • Combina los beneficios de los eventos presenciales y virtuales, aprovechando lo mejor de cada mundo.
  • Complementa la experiencia del cara a cara con el poder del mundo digital.
  • Logística simplificada.

 

¿Quieres saber qué tipo de evento se adapta mejor a tus necesidades? Te ayudamos a adaptar tus eventos a la nueva normalidad.