Los pasados días 21, 22 y 23 de septiembre, se celebró la Jornada de Innovación en Métricas de Intangibles (JIM 2020), una cita organizada por Corporate Excellence que reunió a expertos y compañías líderes del sector, y en la que estuvimos presentes, no solo como patrocinadores de la jornada, sino también como ponentes.

Aprovechando una ocasión especial como esta, desde Thinking Heads presentamos nuestro Modelo de Líderes con Propósito, una métrica homologada científicamente con la que calibrar cómo el propósito está impactando en la reputación del CEO y esto a su vez en la reputación de la compañía. Para ello, nuestro Modelo identifica las palancas clave de la reputación del líder con propósito, que actúan a modo de desencadenante de la reputación de sus organizaciones.

Enrique Johnson, director general de Thinking Heads, y Enrique Carreras, miembro del Comité Científico de Corporate Excellence y Thinking Heads, explicaron con detalle los principales ítems del Modelo, así como los descubrimientos más sorprendentes del análisis que lo conformó.

“Tenemos evidencia empírica de que al introducir el propósito mejoraremos la reputación de la compañía. El impacto de reputación cuando se le une el propósito es mucho mayor, mejorando hasta un 30%”, señaló Enrique Johnson.

SABER MÁS SOBRE EL MODELO DE LÍDERES CON PROPÓSITO

Conclusiones de la Jornada

Tres días dan para mucho, y los asistentes de JIM 2020 pudieron escuchar y aprender interesantes y actuales insights basados en casos reales: gestión y medición de la reputación, integración e implementación del propósito corporativo, responsabilidad social…

Cabe destacar la consensuada relevancia de los stakeholders en el momento actual, entendida de una forma bilateral: comprender a los grupos de interés de una organización es vital, como también lo es ser relevantes para ellos, algo que también facilita la incorporación del propósito, entre otras muchas ventajas. Los activos intangibles, como a menudo avalan múltiples estudios, representan gran parte del valor de las organizaciones, y de ahí la importancia de trabajar su incorporación y asimilación a todos los niveles posibles.

Los beneficios de contar con propósito claro y asumido por todas las capas organizativas abarcan, entre otros muchos, la atracción del talento, la mejora de la resiliencia, la consolidación de la relación con los grupos de interés y los empleados, así como una mayor capacidad de atraer inversión.