El liderazgo consciente empieza con la conciencia de uno mismo, cuando sabemos exactamente qué funciona, o lo que no está dando resultados; cuando somos conscientes de nuestras fortalezas y debilidades, y no reaccionamos dejándonos llevar únicamente por las emociones. Es entonces, y en ese escenario, cuando podemos tomar las mejores decisiones y responder de manera más asertiva. Un líder que desarrolla este nivel de autoconciencia puede conducir más lejos su organización.

👉 Descubre las conferencias que imparte Loida Primo sobre gestión de conflictos, cambio y resiliencia en las organizaciones.

 

¿En qué consiste en la realidad un liderazgo consciente?

El liderazgo consciente es el que se realiza desde el compromiso pleno, comprendiendo la magnitud de la influencia que se ejerce sobre los demás. Este líder conoce su capacidad para guiar a los equipos, genera confianza e inspira a los demás.

Un líder consciente se responsabiliza de sus errores y aprende de ellos, analizando, a su vez, los aciertos. De esta manera lo que consigue, es guiar de una manera más eficiente a la organización.

 

¿Qué me ha enseñado mi propio liderazgo empresarial?

Cuando entré a trabajar en la empresa familiar, hace más de veinte años, me encontré con un liderazgo vertical, implantado durante más de tres décadas y que había provocado un bloqueo en la comunicación.

El primer análisis que hice sobre la situación de la empresa, estaba más centrado en la parte estratégica y en resultados, que era la parte más lógica, sin embrago, había que hacer algo en relación a la estrategia financiera y productiva de la empresa.

Lo primero que hice, fue bajar a la base de producción y presentarme a los trabajadores - aún recuerdo esas reticentes reacciones cuando bajé a la nave, con mi intención de acercamiento-. No fue fácil, pero de inmediato, lo cierto es que entendí que había un sentimiento de desconfianza fuertemente arraigado. Habían estado mucho tiempo sintiéndose “fuera” de la organización, posiblemente por la dificultad para la comunicación con el líder y dueño de la empresa.

Esta es una situación que sufren muchas organizaciones, en las que se genera una distancia entre los cargos directivos y los trabajadores, y que se va agrandando con el paso del tiempo y que, cada vez resulta más difícil de franquear. Este liderazgo vertical genera la sensación de inaccesibilidad y situaciones opuestas, de enfrentamiento, en lugar de colaboración.

Esto me permitió conocer de primera mano, cuando bajé a la nave, dónde estaban los principales problemas, y dónde encontrar la decisión. Efectivamente, tuve que tomar decisiones complicadas, y algunas de ellas vinieron con consecuencias negativas, como empresaria vasca, y con situaciones extremas en aquel tiempo.

Tuve miedo, “un miedo muy real”, porque muchas veces, tomar decisiones en esta situación, nos lleva a las consecuencias de “miedo al fracaso”, “a lo que pueda pasar”, porque barajamos una opción en nuestra imaginación, aunque realmente no exista.

En algún momento, la verdad, es que tuve la sensación y la tentación de salir huyendo, pero no lo hice, me enfrenté al miedo, a las amenazas y, también, a las advertencias de mi amado mentor y padre, mi Aïta, porque había conseguido una visión muy clara de la situación y sabía perfectamente el escenario en el que me movía, y era perfectamente consciente de lo que había ido a hacer, de cuál era mi misión, y cuál mi propósito.

De esto hablamos, de un liderazgo consciente, que empieza por uno mismo, y que genera la necesidad de tener muy claro el propósito, la misión, de qué es lo que quieres hacer en tu organización.

Así que tomé acción, y provoqué la transformación necesaria para crecer y mejorar.

A día de hoy, y después de cincuenta años, la empresa no solo sigue en pie, sino que vive reinventada, en un modelo de negocio completamente diferente al concebido inicialmente. Este es el cambio, esta es la innovación.

👉 Solicita un ejemplar de nuestro Catálogo Top 100 Conferenciantes España 2022

 

Por tanto, ¿qué beneficios nos genera un liderazgo consciente a nivel empresarial?

1. El liderazgo consciente clarifica la visión de la organización. El líder comprende la visión de la empresa, y es capaz de transmitirla con claridad, de manera que la organización se estructura en función de esos objetivos y de manera alineada.

2. El liderazgo consciente mejora las relaciones laborales, se enfoca en promover el trabajo en equipo y, como resultado, en las empresas en las que se ejerce este tipo de liderazgo los proyectos fluyen mejor y se producen menos conflictos interpersonales, porque se prioriza el rendimiento grupal.

3. Este tipo de liderazgo de autoconocimiento y autoconciencia, que empieza por uno mismo, también desarrolla el talento. Un buen líder sabe que, lo que marca la diferencia en las empresas son las personas, por lo que se encarga de atraer y retener el talento.

4. Aumenta la motivación y satisfacción laboral. El liderazgo consciente no implica únicamente dirigir, sino motivar. Un líder consciente no inspira únicamente con palabras, sino con el ejemplo, empodera a su equipo para que sea capaz de afrontar los proyectos con éxito, animándolos a que se conviertan en impulsores y facilitadores del cambio. Como resultado, por tanto, en estas organizaciones, aumenta la satisfacción laboral.

5. Si conseguimos un clima de satisfacción laboral y de confianza, lo que sucede es que incrementa la productividad, consecuencia de ese liderazgo consciente. Cuando los trabajadores están comprometidos, motivados, y satisfechos, disminuye la rotación del personal, y baja el absentismo, aumentando la productividad.


Todo lo vivido y aprendido, ya como conclusión final, mis experiencias personales y mi formación, me han llevado a continuar mi camino para propulsar esta figura de LÍDER CONSCIENTE, líder facilitador para el cambio.

Entre sus principales valores están: la flexibilidad, la empatía, la capacidad de escucha, la determinación y el coraje; recursos con los que el líder consciente tiene que contar, y que ayudan a alcanzar el propósito que éste tenga para la organización.

Para los líderes que se centren en la capacidad de gestión humana, que no releguen esa área de su liderazgo a un plano inferior, porque las personas que trabajan en una organización quieren sentirse valoradas, que su opinión sea tomada en cuenta, que se les tengan presentes, porque las personas son el principal activo, porque también tienen un propósito y quieren que sus líderes lo conozcan para así, tener la oportunidad de trabajar, todos, de manera alineada.

Los líderes tienen que ser conscientes, desde mi punto de vista, de que esa es la mejor manera de trabajar conjuntamente, de aunar esfuerzos, de caminar en la misma dirección y con la misma visión, para cocrear el futuro deseado y necesario, en la difícil situación económica y personal que vivimos en la actualidad.

 



Loida Primo
es Top 100 conferenciante de Superación. motivación e inspiración. Es empresaria, conferenciante, mentora ejecutiva y experta en gestión del conflicto, resiliencia y gestión del cambio. Es autora de "Gladiador o esclavo, tú decides", y en sus conferencias extrae lecciones de su propia experiencia en superación de circunstancias difíciles en la empresa familiar para profundizar en temas como la gestión de conflictos y la resiliencia desde la perspectiva de un liderazgo más consciente y humano.

 

Contrata a los mejores conferenciantes para tu próximo evento