Ayer, miércoles 15 de abril, celebramos el webinar "Gobernanza global en el mundo post COVID-19", organizado conjuntamente con WOBI, y que tuvo como protagonista al expresidente del Gobierno de España Felipe González. A continuación, detallamos las ideas principales de la conferencia.

Los gobiernos se encuentran ante una gran incertidumbre y lo primero que han hecho ha sido reaccionar localmente. Algunos se han mostrado soberbios pensando que sabían más que los científicos. Las consecuencias aún no las podemos evaluar. Valorando a los líderes políticos, recuerda que es necesario que sean humildes, que crean en los proyectos y tengan una gran empatía con el sacrificio y sufrimiento de los ciudadanos y que sean capaces de trabajar en equipo dialogando.

Equilibrio economía y salud

Felipe González considera que el debate entre salud y economía es un falso debate. “Yo creo en la economía social de mercado, y que el ser humano no es una mercancía, es el objetivo final de las políticas económicas”, indica. “Si falla esta consideración la economía de mercado empieza a ser rechazada”, añade. Hay que superar el problema de la pandemia recuperando la salud para poner en marcha el aparato económico. Será un sistema de recuperación de prueba y error.

Consenso sobre las restricciones

Los ciudadanos han aceptado estas restricciones, pero todos se preguntan ¿por cuánto tiempo deberían mantenerse los estados de alarma? En Latinoamérica por ejemplo el balance es difícil de hacer, debido a las diferencias entre países. Europa puede aguantar durante más tiempo, el embate de la paralización de la economía con ayudas públicas y políticas de lucha contra la pandemia y resistencia a la crisis, que será muy grave. América Latina no es tan homogénea, es difícil comparar los países. Pero en general son países de desarrollo medio, con una amenaza de rebaja en su desarrollo. En Europa hay capacidad para resistir y salir, no sin grandes pérdidas.

Estado de alarma, ¿hasta cuándo?

Felipe González hace un llamamiento a no interrumpir la actividad democrática y el poder de control del parlamento, o de legislar (telemáticamente). Los sistemas democráticos tienen que actuar eficazmente respetando el marco de la constitución y el estado de derecho. Uno de los temas principales de su intervención fue el papel de la Unión Europea. “La reacción local es insuficiente”, afirma con convencimiento; por eso debe responder como si fuera un espacio local nacional, el espacio público compartido de la Unión. Responder de maneras distintas no tiene sentido, la respuesta debe ser global.

Se debe fortalecer la economía, invertir más en I+D, fortalecer los sistemas de salud, sin embargo, un repliegue proteccionista no solo no sería conveniente, sino que supondría una paralización mucho mayor de la economía. Vaticina que habrá un aumento de las propuestas populistas, de cualquier signo. El elemento esencial del populismo es aportar respuestas simples a problemas complejos que solo funcionan cuando quien hace la propuesta señala a un culpable. Cada vez vemos a más líderes políticos hacer eso para exculparse. Pone de ejemplo la política negacionista de Jair Bolsonaro en Brasil, que define como estrictamente populista.

El Estado, protagonista

Todo el mundo acepta que el Estado tiene ahora un papel protagonista. El Estado debe ser elástico, aquellos con un servicio de salud organizado tendrán más capacidad de respuesta.Los países que no puedan dar una respuesta anticíclica tendrán que recibir ayuda de los organismos internacionales.

El papel de las empresas

Felipe González recomienda a las empresas llegar a acuerdos de cooperación y solidarios con los gobiernos de cada país y las organizaciones sociales, y demostrar su compromiso en la lucha contra esta crisis. Lo que viene después de esta crisis va a ser diferente de lo conocido anterior, por eso los grandes líderes empresariales tienen que anticipar lo que van a hacer. Aporta algunas claves para el buen liderazgo: fortaleza emocional, criterio, humildad y advierte que “el peor necio que existe en el mundo es el que cree que sabe lo que no sabe y además tiene poder”.

Errores

“El error en política es perdonable, la estupidez no”. Clasifica las críticas en dos tipos fundamentales: la que te ayuda a reaccionar, a recomponer, la positiva aunque sea ácida, y la que trata de dividir, de crear odio, esta última no debe tenerse en cuenta ni alimentarla.

Recuperación económica

La aparición de un tratamiento para la enfermedad en los próximos meses, y una vacuna en los siguientes, y el impulso de políticas anticíclicas, apoyadas por los estados y conjuntos de estados podrían propiciar una recuperación para el año que viene. Sin esto, no puede asegurarse. En España habrá una crisis de deuda y de déficit fiscal. Crítico con el papel de la Unión Europea en la gestión de la crisis, augura que siesta no reacciona en su conjunto su esencia o misión de convivencia en paz mediante el diálogo y el espacio público compartido habrá fracasado. Cree que se acercará rápidamente una recuperación en la medida en que seamos eficientes en encontrar un tratamiento y una vacuna. En Europa debe haber un presupuesto extraordinario para este año y el que viene.

Líderes internacionales

Invertir en investigación y en ciencia no solo capacita más para competir sino que es el mejor recurso que podemos utilizar para encarar el futuro. Le sorprende ver declaraciones de líderes internacionales como Boris Johnson, reivindicando el sistema de salud pública como el corazón del país, recordando las políticas de su antecesora Margaret Tatcher con intención de privatizarla.

 

contacto-thinking-heads