A lo largo de la crisis del COVID-19 hemos sido testigos de estilos de liderazgo muy diversos en todo el mundo. Desde el un catastrófico negacionismo hasta enfoques que rayaban la irresponsabilidad, pero pasando también por ejemplos de gran éxito en la gestión. Es el caso de países como Nueva Zelanda, Dinamarca o Noruega, todos ellos bajo el liderazgo de mujeres. El liderazgo femenino fue el tema principal de “Mujeres líderes del mañana”, un evento online organizado por la consultora de innovación Opinno en colaboración con Thinking Heads, que reunió a siete expertas del ámbito empresarial para reflexionar sobre la presencia de mujeres en puestos de poder.

Las protagonistas de este encuentro fueron Edelmira Barreira, directora de Consultoría de Thinking Heads; Gabriela Uriarte Taberna, WBCSD Leading Women & LEAP Chosen as Top100 Women Leader in Spain 2018 and 2019; Mercedes Wullich, fundadora "Las Top 100 Mujeres Líderes"; Rose de la Pascua, CEO de Weber Shandwick España y vicepresidenta ejecutiva de Weber Shandwick Europa; Alice Fauveau, CEO Focus On Women, y Celia González Cruza, managing director de Montblanc Iberia. El encuentro estuvo moderado por Doris Casares, Global Communications Director en Opinno y Blanca Gómez, Chief People Officer en Opinno.

Aprendizajes de la crisis

En su intervención, Edelmira Barreira, hizo un repaso por el papel del tejido empresarial durante la crisis del COVID-19, y de los tejedores del liderazgo, que “han dado una importante lección en estos tiempos de aprendizaje. Han sabido leer los tiempos de la crisis y ahora están intentando marcar el ritmo de la recuperación”. “Si algo comparten en común estas enseñanzas es que se refieren a nuestros límites. Los límites que delimitan nuestros valores y nuestro valor. Aquello de lo que no somos capaces de prescindir y aquello que SÍ somos capaces de hacer”, añadió. Para la directora de Consultoría de Thinking Heads, a  nivel individual nuestros límites nos han sorprendido, para bien. "Somos capaces de afrontar las mayores dificultades, en las peores circunstancias", y explica: “Cuando, ahora comenzamos a ver el final de esta crisis, que es en buena parte una crisis de confianza, entre personas, entre partidos, entre países, lo que ha salido más reforzado es nuestra confianza en nosotros mismos”.

mujeres-lideres-opinno-thinking-heads

Edelmira defendió la flexibilidad como  la mejor herramienta para completar curvas de aprendizaje que se han iniciado, con respecto a la gestión de recursos, la organización de prioridades o el teletrabajo.

Edelmira Barreira destacó también las cualidades asociadas al liderazgo femenino, e identificadas por Thinking Heads en un reciente informe: “prudencia, moderación, transparencia y empatía”. En esta línea, Gabriela Uriarte, WBCSD Leading Women & LEAP Chosen as Top100 Women Leader in Spain 2018 and 2019, subrayó que “el liderazgo femenino no es ni mejor que el del hombre, es complementario”. Destacó además la importancia de la mujer en la primera línea de esta crisis y a todos los niveles, como evidencia el porcentaje de mujeres sanitarias en el mundo, que supone un 70% del total.

Una vez superada la emergencia sanitaria, los interrogantes se centran ahora en algunos de los sectores más damnificados, como es el caso del sector turismo. Alice Fauveau, CEO de Focus on Women, se mostró tajante: “El mundo del turismo va a cambiar radicalmente. El turismo de masas va a desaparecer”.

Características del líder post COVID-19

Por último, la pregunta inevitable es ¿qué se espera de un líder a partir de ahora? ¿Cuáles son las cualidades que demandamos de ellos en este momento? Para Rose de Pascua, CEO de Weber Shandwick España y vicepresidenta ejecutiva de Weber Shandwick Europa, que estos muestren interés por el bienestar de sus empleados es lo más importante. Señaló las cualidades de la intuición, la inteligencia emocional, la empatía, la capacidad de escuchar y la humanidad como vitales en este momento. Como ejemplo de esta empatía, rescató las ruedas de prensa que las primeras ministras de Noruega –Erna Solberg– y Nueva Zelanda –Jacinda Ardem– dirigieron específicamente a niños. En esta misma línea, Celia González reivindicó la humildad, la humanidad y la tolerancia en estos momentos.

Es evidente que el liderazgo femenino tiene mucho que aportar, y para ello las mujeres han de ser capaces de llegar hasta esos puestos de poder en los que poder implementar cambios. “No somos ni buenas ni malas, somos lo que hacemos con lo que tenemos”, finalizó la fundadora "Las Top 100 Mujeres Líderes", Mercedes Wullich.