Por Kaihan Krippendorff

El gran pensador de administración el Sr. Peter Drucker escribió una vez: "la cultura se come la estrategia para el desayuno". Lo que quiso decir es que la estrategia más brillante fracasará si su cultura no es saludable. Y una gran cultura puede llevar a una empresa a la grandeza, incluso si su estrategia es débil.

La cultura siempre ha sido importante. Pero en el entorno competitivo acelerado de hoy, en el que su éxito depende cada vez más de su capacidad para impulsar la innovación de fuera hacia dentro, la cultura se está volviendo aún más crítica.

En mi libro más reciente, “Driving Innovation from Within”, demuestro que solo 13 de las 367 compañías que aparecen en las listas "más innovadoras" realmente superan a su competencia. Y de las pocas que lo hacen, alrededor del 80% prioriza la cultura como fuente de innovación.

Se pueden construir cuantos laboratorios de incubación se deseen, establecer oficinas en Silicon Valley y contratar emprendedores modernos, pero si no se aborda también su cultura, la innovación no llegará a ninguna parte.

Paso 1: saber qué cultura se necesita

Entonces, ¿cómo se crea una cultura de innovación? El primer paso es comprender realmente qué son las culturas de innovación. Desafortunadamente, muchos conceptos erróneos giran en torno a lo que constituye una cultura innovadora. Para aclarar el ruido, he leído  toda la investigación que pude encontrar que demuestra un vínculo estadísticamente significativo entre cultura e innovación. Es sorprendente cuánto se sabe ya y cuánto de lo que creemos que es verdadero en realidad es falso.

Por ejemplo, muchas personas piensan que se necesitan más emprendedores para impulsar la innovación; en realidad, esta es una mala idea. La gente piensa que se necesita alentar más riesgos; en realidad, lo que se necesita es un enfoque diferente al riesgo. La personas  piensan que es necesario crear áreas especiales de innovación; en realidad, esto puede disminuir la innovación.

Solo hay cuatro atributos culturales probados para impulsar mayores niveles de innovación:

  • Pensamiento innovador: una cultura que celebra el pensamiento innovador y la exploración de nuevos enfoques.
  • Autonomía y proactividad: una cultura que alienta a las personas a tomar medidas sin pedir permiso ni esperar instrucciones.
  • Conocimiento del mercado: una cultura en la cual las personas aportan ideas y percepciones externas sobre los clientes, la competencia y la dinámica del mercado.
  • Riesgo: una cultura que no promueve la asunción de riesgos, sino lo que yo llamo "asunción de riesgos estratégicos" en lo cual sus innovadores internos buscan diseñar situaciones que creen "asimetría de riesgos". En otras palabras, situaciones en las que se apuesta poco con el potencial de ganar mucho.

Paso 2: identifica tu cultura

Mi investigación demuestra que las empresas innovadoras que superan las normas culturales se alinean con notable consistencia con estas cuatro normas culturales. Tanto Mastercard como American Express, por ejemplo, compiten en pagos con tarjeta y han llegado a las listas "más innovadoras". Si bien podemos aprender y admirar mucho de ambas, Mastercard ha superado a American Express en los últimos cinco años, superando en múltiples dimensiones de rendimiento: tasa de crecimiento, márgenes de beneficio, retorno del capital invertido (ROIC) y retorno total para el accionista (TRS).

Contrastando los valores culturales de Mastercard y los valores de American Express, vemos que los primeros (agilidad e iniciativa) abordan explícitamente los cuatro valores, mientras que los valores de American Express (como voluntad de ganar y responsabilidad personal) abordan solo uno (alineación del compromiso del cliente con el conocimiento del mercado). Ahora, la estrategia de innovación de Mastercard es múltiple y toca el liderazgo, el talento y la estructura, y la cultura ha desempeñado un papel importante.

Por ello, el paso 2 es alinear los valores de su cultura con los cuatro anteriores: pensamiento innovador, proactividad y autonomía, conciencia del mercado y toma de riesgos estratégicos. Pero, ¿cómo se cierran las brechas culturales que revela este ejercicio?

 Paso 3: eliminar las brechas

Muchas personas ven la creación de cultura como un ejercicio de cambio de administración. Si se reúne a los equipos para debatir cuáles deberían ser sus valores culturales, los describiría cuidadosamente con algún tipo de declaración cultural y llevaría a cabo reuniones para poner en cascada los nuevos valores culturales.

Pero las empresas que parecen ganar a través de la cultura lo abordan más como un ejercicio de curación. El Sr. Peter Sims, autor del libro Little Bets, lo describió de esta manera: "hay que atrapar a las personas que cometen errores y hacerlo para que sea genial. Tienes que hacer que sea indeseable ir a lo seguro".

Varios líderes de organizaciones de cultura fuerte que he estudiado hablan de ser un "jardinero" que continuamente elimina los comportamientos que no se ajustan a la cultura, para permitir que florezcan los comportamientos correctos. El CEO de Microsoft, Satya Nadella, define el esfuerzo como "cultura curativa" y considera que este es el trabajo número uno de un CEO.

Conclusión

La capacidad de una organización para prosperar y dar forma al futuro depende cada vez más de una pregunta: ¿su cultura fomenta la innovación interna? Para asegurar que la cultura trabaje para la empresa:

  1. Saber lo que necesita su cultura (pensamiento innovador, proactividad y autonomía, conocimiento del mercado y toma de riesgos estratégicos).
  2. Identificar las brechas culturales.
  3. Eliminar las brechas.

 

Kaihan Krippendorff es experto en Estrategia, Crecimiento y Transformación, autor y consultor y conferenciante de Thinking Heads.