Relacionamos las marcas con gigantes como Nike, Apple o BMW. Por regla general, los propietarios de pequeñas empresas, trabajadores autónomos o pymes prefieren elegir el siguiente camino: "no tengo tiempo ni dinero para algo así" es la respuesta más común. Sin embargo, el término "marca personal" puede resultar algo engañoso. En lugar de la marca, imagina que hablamos de reputación. En el fondo, estamos hablando de conceptos similares: el valor de tu marca personal o reputación es lo que los demás dicen de ti.

La importancia de tener una reputación positiva es indiscutible para cualquiera y, en este contexto, debemos entender dos cosas. Primero, que una marca siempre debe estar ahí, lo que significa que la tuya también. Independientemente de si trabajas en ello o no, tus clientes, colegas o competidores ya habrán creado una imagen sobre ti.

Una vez entendido esto, la única pregunta posible es: ¿dejas que los demás creen tu propia marca personal o eres tú quien toma la iniciativa? Por otro lado, y una vez entendido esto, la única pregunta posible es: ¿dejas que los demás creen tu propia marca personal o tomas la iniciativa tú mismo?

¿Qué es una marca personal?

La marca personal podría definirse como la forma en que tu público percibe tus cualidades, habilidades y valores. No es una entrevista de trabajo: no tienes que ser capaz de hacer todo y no tiene que ser perfecto.

Tener una actitud profesional y natural te dará credibilidad y generará confianza en tu entorno profesional. El escritor Zig Ziglar lo describía de la siguiente forma: "si le gustas a la gente, te escucharán, pero si confían en ti, harán negocios contigo". De eso se trata.

Consejos para construir una marca personal exitosa

La teoría suena maravillosa, pero implementar una marca personal requiere una cierta estrategia, trabajo y tiempo. Recuerda que en Thinking Heads somos expertos en posicionamiento de líderes, y podemos ayudarte a trazar las líneas maestras para alcanzar los objetivos.

Debido a que sucede muy a menudo, una buena planificación representa más de la mitad del éxito. Con estos 5 consejos te ayudaremos a completar tu estrategia ganadora:

Establecer un objetivo

¿Has decidido posicionarte como una marca? Felicidades. En ese caso, ya has dado el primer paso hacia el éxito de tu marca personal. Sin embargo, aunque dicen que la voluntad mueve montañas, no es suficiente. La marca personal nunca debe ser un fin en sí misma. Siempre debe tener en mente un objetivo claro qué quieres alcanzar y decidir en base a esto una estrategia.

¿Dónde te ves dentro de diez años? ¿Hasta qué punto te gustaría cambiar algo? ¿Con qué sueñas? Responder a estas preguntas puede ayudarte a definir tus objetivos con mayor precisión.

Sé específico

Sé lo más específico posible cuando empieces a construir y comunicar tu propia marca personal. Probablemente encontrarás muchas características positivas en cuanto a tus cualidades como profesional. Sin embargo, pretender abarcar todo tendrá como resultado la no diferenciación del resto.

Concéntrate en los aspectos relevantes y comunícalos. De esta manera, puedes garantizar un claro posicionamiento en el mercado.

Muestra tu personalidad con coherencia

El corazón de una marca honesta es la personalidad de quien está detrás de ella, con todas sus fortalezas y debilidades. Por supuesto, debes enfatizar los beneficios que la hacen diferente y única, pero recuerda que la perfección no existe.

Por ejemplo, los grandes líderes empresariales son buenos reconociendo los errores en ciertos momentos. De esta manera no solo puedes mostrar quién eres, sino sobre todo, cómo eres.

Al hacerlo, debes asegurarte de que tus mensajes coinciden con los valores que se supone que tu marca representa y que no se contradicen entre sí. Una presentación consistente es vital para el éxito de tu marca personal.

Haz hincapié en tus cualidades de liderazgo

Esto no sólo significa mostrar tu conocimiento como experto en algunos temas, sino que va más allá. ¿En qué áreas de tu vida juegas un papel principal? ¿Has recibido premios o galardones especiales? Comunícalo. Por supuesto, huye de la prominencia excesiva si no quieres provocar rechazo.

Míralo como una buena inversión

Construir tu propia marca y mantenerla con éxito requiere mucho tiempo y esfuerzo. Recuerda que es una inversión a largo plazo y que una marca personal no nace de la noche a la mañana. Tómate tiempo para crecer y establecerte, así que mantente alerta y sé persistente.

Conclusión

Poseer una marca personal ofrece a los líderes la oportunidad de configurar su propio perfil y diferenciarse de la competencia. Sin embargo, solo la intención de gestionar tu propia marca no te conducirá al éxito a largo plazo. Para disfrutar realmente de las consecuencias positivas de una marca personal, no solo hay que invertir tiempo y esfuerzo, sino también observar las reglas del juego.

En el caso de las marcas personales online, hay que tener en cuenta que Internet no olvida nada. Sé prudente y nunca pierdas de vista tus objetivos.

SABER MÁS SOBRE POSICIONAMIENTO DE LÍDERES