Estamos en la década de la acción. La Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) orientan a tomar iniciativas de responsabilidad social y medioambiental; el movimiento del propósito corporativo busca activar los criterios ESG mediante legislación y métricas más adecuadas; las nuevas directrices de la Unión Europea presionan hacia la responsabilidad corporativa y la gestión del riesgo financiero y reputacional; y tanto los empleados como la sociedad en general exigen un verdadero compromiso con la sostenibilidad por parte de las organizaciones.


esg-cis-graphic-01_v3
Fuente: PwC Consumer Intelligence Series, 2 de junio, 2021

 

ESG+T: el impacto de la tecnología

Como señala Andrea Bonime-Blanc en su artículo publicado por el World Economic Forum, el enorme impacto que los avances tecnológicos tienen en nuestra vida cotidiana nos lleva a la necesidad de añadir la tecnología (T) –y sus consiguientes riesgos y oportunidades digitales– a los criterios medioambientales, sociales y de gobierno (ESG). Por este motivo, hemos incorporado los criterios ESG+T a nuestro modelo de reputación y los datos que aporta nos ayudan a conocer y potenciar las palancas que la sociedad está demandando de una empresa y su líder y aquellos aspectos que tienen un impacto positivo, que en Thinking Heads denominamos “liderazgo positivo”.

👉 Según nuestro estudio de Diferenciación Positiva aplicado a sectores económicos, la valoración de los criterios ESG+T supone, de media, el 68% de la reputación de la compañía.

En este sentido, la tecnología tiene un papel clave para ayudar al desarrollo sostenible de la sociedad y permite crear lo que el experto Lluis Altés, conferenciante de Thinking Heads, denomina “organizaciones digitales con propósito”, donde las TIC no son solo un facilitador, sino una herramienta estratégica clave.

ESG ReportFuente: A. Bonime-Blanc, 'Gloom to Boom'. Routledge 2020 

 

La importancia de comunicar criterios ESG+T a nivel interno

Los empleados cada vez tienen más en cuenta el compromiso de la empresa con los criterios ESG, cuya parte social está relacionada, a su vez, con la gestión de equipos de las compañías, así como con sus políticas de igualdad y conciliación, la diversidad y la inclusión, entre otros.

De hecho, según este informe de PwC, los criterios ESG están impulsando tanto las decisiones de compra de los consumidores como el engagement de los empleados, y estos últimos le dan más importancia. De acuerdo con este estudio, un 84% de empleados estaría más dispuesto a trabajar en una empresa comprometida con criterios medioambientales; un 83% con compañías comprometidas con criterios sociales; y un 86% con empresas que defiendan los criterios de gobierno. En la misma línea, el IBM Institute for Business Value señala que uno de cada tres empleados que cambiaron de empleo en 2020 aceptaron salarios menores para trabajar en compañías socialmente responsables. Este compromiso de las empresas se traduce en una mejor reputación.

Por ello, es imprescindible que las empresas incorporen los criterios ESG+T en sus acciones y políticas. Además de comunicarlo a nivel externo, no deben olvidar hacerlo a nivel interno, puesto que dar a conocer el compromiso de la compañía con la sostenibilidad tendrá un impacto significativo en la percepción de los empleados y, por tanto, en la reputación interna y externa de la empresa.

 

Compromiso del CEO con los criterios ESG+T

Como mencionamos en este artículo de Thinking Heads sobre el liderazgo con triple impacto positivo, la gestión empresarial debe tener un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. El liderazgo juega aquí un papel clave: el CEO debe dar valor a los intangibles, que pasa por integrar la filosofía y cultura de la empresa; crear y fortalecer el equipo en base a una buena gobernanza; ser empático con los miembros del equipo; asumir las dimensiones ESG+T cuando se trata de innovar; y ser transparente a la hora de comunicar problemas y decisiones.

Más allá de la integración de los criterios ESG+T en las decisiones empresariales, este compromiso del líder debe ser percibido por los equipos, para lo cual debe seguir una estrategia de comunicación interna que le permita transmitir a sus equipos, de forma clara y eficaz, qué está haciendo la compañía y cómo impacta en las personas que forman parte de la misma. Esto generará un mayor sentimiento de pertenencia y fortalecerá la reputación de la empresa.

Como explica Enrique Johnson, Managing Partner de Thinking Heads, en esta entrevista para Ethic, “no se trata de generar líderes conocidos desde el punto de vista de la notoriedad; sino de trabajar en aspectos que impacten en la sociedad, y para ello nos ayudan los datos”.

 

Recomendaciones para la comunicación interna de los criterios ESG+T

Una buena estrategia de comunicación interna de una compañía debe:

  • Tener en cuenta la percepción de los stakeholders internos, comenzando por los empleados.

  • Incorporar en sus mensajes todas las acciones y políticas de ESG+T implantadas por la empresa, lo cual contribuirá a impulsar el engagement y orgullo de pertenencia de los equipos.

  • Incluir el compromiso del CEO quien, como líder, debe mostrar su compromiso con los criterios ESG+T mediante su aplicación y comunicación a los miembros de la empresa.

  • Mantener una comunicación bidireccional entre el CEO y la plantilla: el líder debe escuchar a los empleados y, a su vez, dar a conocer su compromiso con la sostenibilidad a nivel personal y corporativo, materializado en acciones y políticas concretas.


En definitiva, las políticas sociales y medioambientales que, además, incorporan criterios tecnológicos, han pasado a ser una prioridad para todos los grupos de interés, por lo que se han convertido en un factor clave a la hora de entender la reputación.

En Thinking Heads, hemos desarrollado nuestro propio modelo de medición de la reputación a partir de criterios ESG+T, teniendo en cuenta la percepción de los stakeholders tanto externos como internos, lo cual nos permitirá identificar riesgos y oportunidades y adaptar las decisiones empresariales a las percepciones y necesidades de los equipos y clientes. Gracias a los datos que nos aporta este modelo, conseguiremos un desarrollo más sostenible de la organización, una gestión empresarial más eficaz y una mejora de la reputación interna y externa de la compañía.

 

Nueva llamada a la acción