Que la reputación del CEO está ligada a la empresa es de sobra conocido. La participación del CEO en el debate público, político y social repercute de manera positiva en la organización, además de ser una de las “exigencias” del nuevo consumidor (Edelman: Trust Barometer, 2019), que valora más que nunca esta aportación.

Para ello, las redes sociales son una herramienta maravillosa que explotar para difundir el mensaje y la visión del CEO, siempre en línea con los valores de la empresa. Por ello, resulta sorprendente que a día de hoy el 75% de los CEO de las marcas más valoradas (Interbrand: Best Global Brands, 2018)  no tenga perfil de Twitter. Por su parte, LinkedIn sigue siendo la red preferida de los CEO, donde cuentan con una media de 930 conexiones. El  48% de los CEO analizados tiene una cuenta activa en esta plataforma. 

Un reciente informe de Apple Tree Communications elaboraba un perfil basándose en los 10 CEO de las marcas más valoradas con más seguidores en las plataformas sociales, a saber:

  1. Tim Cook: CEO de Apple
  2. Satya Nadela: CEO de Microsoft
  3. Sundar Pichai: CEO de Google
  4. Jamie Dimon: CEO de JP Morgan
  5. Marc Benioff: CEO de Salesforce
  6. Jeff Bezos: CEO de Amazon
  7. Marc Hurd: CEO de Oracle
  8. Devin Wenig: CEO de eBay
  9. Reed Hastings: CEO de Netflix.
  10. David Abney: CEO de UPS.

 

Pertenecientes al sector IT y con un promedio de 2.5 millones de followers, en ellos el uso de Twitter predomina por encima de Linkedin. Tras IT, la electrónica, internet y el retail son los sectores con mayor éxito.

Este informe recoge el número de seguidores, no, sin embargo, la influencia. La importancia del engagement y la conversación se demuestra cada vez mayor, posicionándose como el nuevo must de las plataformas digitales, un cambio de tendencia que se demuestra en Instagram, Twitter o LinkedIn. Un mayor engagement se traduce como el resultado de un contenido de valor que despierta el interés de la audiencia.

Los CEO “sociales”, mejores comunicadores

El uso de redes sociales para la difusión de mensajes no solo se percibe como positivo para el prestigio de la compañía, ofreciendo una cara humana al público, sino que se presenta como inevitable. En los próximos cinco años, se calcula que tendrá lugar un incremento del 50% en la participación del CEO en redes sociales  (Weber Shandwick: The Social CEO, 2019), una cifra que evidencia el imparable papel del entorno digital para las organizaciones. Esta “sociabilidad” es sin duda algo positivo para la mayoría de ejecutivos —un 76%— que ven como una buena señal que el CEO se comunique a través de los mismos canales que ellos, inspirando en ellos sentimientos de interés, inspiración e incluso orgullo. 

Otro dato convincente es el impacto que la comunicación en redes sociales tiene para los propios CEO que la llevan a cabo, considerado por su compañía como “mejores comunicadores” que aquellos que no lo hacen. A ello han de sumarse la efectividad, competitividad, la apertura y accesibilidad, cualidades que se perciben junto a la de buen comunicador/a.

Comunicarnos a través de plataformas digitales no significa ceñirse únicamente a redes sociales; existen otras posibilidades con las que complementar la actividad en redes; una de ellas es el blog. Aquellos CEO que están presentes en redes, y que cuentan además con su propio blog, obtienen resultados más positivos en la percepción de su compañía, tanto en la competitividad, como en la credibilidad y humanización de esta. El blog cumple, además, la función de una potente herramienta de comunicación interna, con una audiencia compuesta principalmente por los propios empleados. Para Daniel Romero-Abreu, presidente y fundador de Thinking Heads, el contacto directo, el prestigio e influencia o la humanización de la empresa son solo algunas razones más por las que investigar esta vía.

En el reciente informe de Tendencias Globales publicado por Thinking Heads, “El éxito del CEO. Permanencia a toda velocidad”, Nathalie Picquot, directora general de Twitter España y Portugal, recalcaba la importancia de una mayor transparencia en las empresas y de conectar tanto con los empleados como con los consumidores y clientes. “Ser más activo en las redes sociales permite a los consumidores entender mejor las marcas [...] de acuerdo con un estudio realizado por Twitter en septiembre de 2018, los CEO que están en dicha red social son vistos como más modernos, abiertos y cercanos”.

Con un total de 326 millones de usuarios activos al mes en Twitter, las redes sociales en su conjunto siguen siendo una poderosa herramienta de difusión del pensamiento del CEO, una herramienta que poner al servicio del posicionamiento de éste y a su vez, de su organización.  El previsible auge de su uso por parte de cargos de responsabilidad en las empresas en los años venideros hace necesario plantearse una estrategia con la que construir una narrativa acorde a los intereses y la visión de la compañía y el CEO.