¿Quieres ser el mejor o diferente? Recuerda que el mejor, el nº1, sólo hay uno. Sin embargo, ser diferentes podemos serlo todos. Todos somos únicos.

Cuando de diferenciarse hablamos, la mayoría piensa en una palabra: innovación.

Deja que te diga algo; la innovación es copiable.

Te lo dice alguien con 30 años en la innovación real en 5 continentes, autor de varias patentes mundiales, creador en 2001 de una metodología propia y premiado con 6 premios internacionales de innovación. La innovación es copiable. Las patentes se pueden saltar, hacer la trampilla. Y si no hay patente por medio, ya ni te cuento.

¿Entonces qué haces para diferenciarte?

Pues algo que debería ser natural pero que hemos desnaturalizado: ser nosotros mismos. Ser auténticos. Eso te garantizo que no te lo pueden copiar, por mucho que lo intenten.

👉 Haz clic aquí para ver las conferencias que imparte Héctor Robles sobre cómo innovar, ser auténtico y gestionar la cultura de tu empresa.


En el mundo del espectáculo, el deporte o las artes es muy evidente. Aquellos con carisma despuntan más. ¿Conoces a Tyson Gay, Yohan Blake o Asafa Powell? Seguro que no, pero sí que conoces a Usain Bolt. Extraño porque uno de los tres mencionados consiguió récord del mundo de 100 metros lisos antes que Bolt. Y son la 2ª, 3ª y 4ª marcas mundiales.

Lo único que no tienen tan desarrollado como Usain Bolt es el carisma. La autenticidad. Su humor, sus bromas a los asistentes y a sus competidores, su manera de pasar del protocolo, en definitiva, de ser él mismo dentro y fuera de la pista. Por eso nos acordamos de él y no de otros.

Vendrán nuevas marcas mundiales de velocidad, pero si no son auténticos, pasarán desapercibidos, como los tres mencionados.

Lo mismo ocurre en todos los ámbitos de la vida. Y por supuesto también en las empresas.

El poder de ser auténtico

La autenticidad es como un imán. Una fuente de atracción hacia tu empresa. Atracción de talento, de proveedores, de colaboradores, de alianzas y cómo no… de clientes.

Las personas sentimos una atracción especial hacia lo auténtico. Nos transmite más confianza, y la confianza es la base de las relaciones. También de las relaciones comerciales. Queremos amigos auténticos, muebles auténticos y no de postín, experiencias auténticas, viajes auténticos. Cada vez menos nos gusta comprar lo simulado, lo prefabricado, la copia. Queremos lo original y auténtico, con todas sus imperfecciones.

Y ese imán es tanto de atracción como de repulsión. Siendo auténticos no vamos a agradar a todo el mundo. Al igual que si no lo somos. Pero desde la autenticidad la atracción es más fuerte, más sólida, más duradera. Es decir, desde la autenticidad tendremos más fans y embajadores, en lugar de simplemente empleados, clientes o proveedores.

La fórmula de la diferenciación

¿Y qué hacemos con la innovación? Pues como dicen los anglos, la innovación es un “must”. Algo que debes integrar en el ADN de tu compañía. Ya no es algo que deba correr en paralelo al día a día de tu empresa y que se desarrolla en el largo plazo. Ahora es un tema de medio y corto plazo.

Pero no es lo que va a diferenciarte por sí misma. O innovas o mueres, pero sólo innovando no te conviertes en único. Y si no eres único, puede que no mueras, pero tu viaje empresarial será un viaje por el valle de lágrimas (guerra de precios, de influencias, poca autoridad ante los clientes, poco disfrute del equipo, equipos quemados, etc. etc.).

¿Y cómo combinamos innovación y diferenciación?

Muy sencillo, con la fórmula que ideé hace tiempo, allá por 2008 cuando descubrí lo que hoy te cuento:

Diferenciación = Innovación x Autenticidad2

Donde ambas no suman sino multiplican, pero la autenticidad de manera exponencial; porque es la única manera de ser únicos antes los demás (clientes, talento, partners…).

👉 Vuelve a ver nuestro #Top100Live con Héctor Robles, donde te enseña cómo ser un profesional y empresa exitosa, feliz y sostenible a través del liderazgo innovador y la autenticidad.


¿Cómo puede una empresa ser auténtica?

Te doy 7 claves, a modo resumen, que esto da para mucho más.

1. Conócete. Esto se realiza con un buen diagnóstico de la cultura de tu empresa. Ya que todo ser vivo o ente evoluciona, realiza este trabajo de autoconocimiento empresarial con regularidad (una vez al año está bien).

2. Muéstrate con tus “imperfecciones”. Deja de contratar modelos para la publi y utiliza a tus empleados. Muestra el día a día, el proceso, las celebraciones, los fracasos aprendizajes, etc. Sal ahí afuera. Cuenta tus historias (storytelling) reales.

3. Co-crea con tu cadena de valor: proveedores, alianzas, clientes, usuarios. En este tipo de relaciones de co-creación, podrán (y podréis) percibir más claramente quienes sois y generaréis una relación más auténtica.

4. Define cada año tus 3 valores guía. 3 y ni uno más. No es que sólo tengáis 3 valores, sé que todos tenemos muchos más. Se trata de una escala de valores. Es que si son 3 tú y todo el equipo van a tenerlos presentes y os van a servir de guía, pero de verdad. Además, éstos serán los 3 puntos que refuerzan vuestra identidad hacia dentro y hacia fuera.

5. Muestra tus aficiones. No expreses sólo tu parte profesional o empresarial. Muestra qué otras cosas os gustan a tu empresa. A Red Bull son los retos y el riesgo, a Richard Branson (Virgin) le gusta el montañismo, el tenis y jugar con sus nietos en su isla privada, a otras empresas les gusta el mundo de la navegación a vela y hacen escapadas. ¿Y a tu empresa? Muéstralo.

6. Sal de la burbuja de tu sector. Explorar otros mundos, otras áreas, otros conocimientos que no forman parte de la burbuja de tu sector os ayudarán a descubriros. Vuestra autenticidad crecerá en ese entorno. Fomenta en tus equipos estas formaciones fuera de la temática propia de su ámbito profesional más cercano.

7. Ten una figura visible por empresa. El máximo responsable de la empresa debe mostrarse, el que más. El presidente como en el caso de Mapfre, o el CEO como el caso de Apple (Steve Jobs). Da igual, pero alguien muy arriba debe ser la cara visible de la empresa, y exponerse. Exponerse mucho. Con autenticidad, con sus imperfecciones. Las personas compramos a personas.

La autenticidad es un ejercicio de honestidad con uno mismo y con los demás.

Si sigues estas 7 claves te garantizo que tu empresa pasará a vivir de otra manera, fuera del modo supervivencia y con menos gasto de energía (y no me refiero a la eléctrica). Te aseguro que es algo que engancha. Y es que cuando descubres que eres único, todo cambia.


 

Héctor Robles es Top 100 conferenciante de Thinking Heads, formador y mentor, así como experto en innovación, liderazgo y transformación cultural de empresas. Si te ha gustado este contenido sobre la autenticidad empresarial, y quieres saber más sobre cómo diferenciarte en el mercado, puedes ver gratis la clase donde explica de manera detallada su modelo de gestión y transformación cultural de empresas a través de su sitio web.

 

encuentra aquí al mejor conferenciante para tu próximo evento